Embarazo en singular

embarazo

Todas las que anhelábamos la maternidad pensamos en el embarazo como un estado de plenitud, de gozo plagado de ilusiones y muy probablemente también lo imaginamos como un momento que compartiríamos con quien fuera el padre de ese bebé en camino. Soñamos con un hombre ilusionado a los mismos niveles que nosotras, que se sentara a dibujar en su mente cómo sería el rostro de ese pequeño ser humano que se formaba en el vientre de la mujer amada. Soy muestra, como algunas de quienes me leen, de que la maternidad puede que no llegue de esta manera idealizada.

Sin dar mayores detalles sobre cómo ocurrió la separación (porque los motivos sobran) les cuento que cuando tenía 6 semanas de gestación supe que él y yo seríamos padres, dos semanas después ya el embarazo se había convertido en un estado que debía vivir en solitario. Eso de “estamos embarazados” se esfumó.

Algunas por circunstancias que no está en sus manos cambiar y otras por decisión, las mujeres que atravesamos el embarazo en singular debemos ver, en paralelo, cómo se derrumba el mito de la casita con perro, gato, una cerca blanca, florecitas en la entrada y la familia feliz; mientras las hormonas, la panza que te crece, las patadas que se incorporan a la fiesta y los malestares te recuerdan que pronto tendrás a ese pequeño ser en brazos y sonríes por eso.

El soporte familiar

Si estás embarazada y no cuentas con una pareja en quien apoyarte, no desesperes. La familia, como en otros momentos duros de la vida, será tu mejor tabla de salvación, la que te mantendrá a flote para llevarte al puerto seguro del nacimiento de tu bebé.

Desahógate, cuenta lo que sientes, manifiesta tus miedos.

embarazo 2

Las visitas al médico pueden ser penosas si vas sola, dile a un familiar que te acompañe: tu mamá, una hermana, una prima, las mejores amigas se consideran familia, así que también se valen.

No salgas a comprar cosas para el bebé si tu estado de ánimo ese día no es el mejor. Si alguien puede acompañarte a buscar ropita o teteros, es preferible, porque verte en una tienda llena de parejas felices no es bueno para la salud mental de una embarazada, sola y con hormonas danzantes.

En Baby Sitio encontrarás recomendaciones y respuestas a otras tantas preguntas que te debes estar haciendo como si es o no necesaria la ayuda psicológica en este punto. Yo no la busqué y creo que me habría ayudado mucho para evitar la depresión posterior al nacimiento de Abel Alejandro.

Trata de no pasar malos ratos

Ya tienes suficiente con la preocupación de cómo sobrellevarás el embarazo y después tu FamiliaD2 como para estar pasando rabietas que, finalmente, afectarán al bebé.

Si tienes una mala relación con el padre de tu hijo en camino no permitas que eso te afecte. Yo opté por bloquear toda comunicación hasta el nacimiento del niño, eso me dio paz por unos meses, pero a ti te puede funcionar otra forma de hacer las cosas. Evalúa bien y deja que prive el bienestar de tu bebé por encima de todo.

Pasar esta etapa en tranquilidad es importante para el normal desarrollo de tu hijo, también te ayudará a pensar claramente y planificarte mejor para lo que está por venir. Pronto tendrás una FamiliaD2 y no te preocupes …porque no hace falta que seamos tres para estar bien.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s