Lo que revelan los dibujos de tus hijos

dibujo-familia

Es ya conocida la metodología de análisis de muchos psicólogos infantiles que atribuyen gran importancia a la forma como un niño plasma en papel lo que para él es su núcleo familiar. ¿A quién no pidieron en el colegio que dibujara a los miembros de su familia y le llamaron a los representantes para explicarles cómo eran percibidos?, a mí si.

Los colores, las formas, el volumen, la ubicación de los objetos con respecto a la figura central del niño y hasta la proporción de los cuerpos de cada miembro del grupo revelan un aspecto de la relación del pequeño con sus afectos.

Recientemente en Para Bebés publicaron un artículo sobre este tema que me llamó poderosamente la atención y es porque me recordó la importancia que tiene la observación en la crianza.

Abel Alejandro aún no sabe dibujar, pero ya llegará el momento en que lo haga y me pareció super importante saber que debo agudizar mi capacidad de observación, así como la intuición para interpretar los dibujos que él realice para representar a su familia.

Problemas de comunicación, relaciones difíciles, apego a un miembro de la familia más que a otros, inseguridad y violencia son algunos de los aspectos de la dinámica familiar que puede arrojar el ejercicio de representación con algunos colores y papel, aunque se advierte que esta no es una ciencia exacta.

A continuación les dejo un extracto interesante de este texto sobre cuáles son esos detalles a tomar en cuenta:

Orden del dibujo

El orden que sigue el niño a la hora de dibujar a los miembros de su familia suele indicar la importancia que cada persona tiene para él, así como el nivel de afecto. Generalmente la figura que pinta primero es con la que más se identifica, y la que percibe como una mayor fuente de seguridad y afecto. En el caso de que el niño se dibuje primero a sí mismo, puede indicar egocentrismo, miedo a la separación, dependencia emocional o necesidad de atención. Cuando omite a algún miembro de la familia, esto puede desvelar un problema subyacente, casi siempre celos, por lo que es común que ocurra con los hermanos o el padre. También puede pasar que al niño le cueste dibujar a un personaje, que lo borre o haga tachaduras, en ese caso puede indicar algún conflicto subyacente.

Distribución de las figuras en el espacio

La disposición de los miembros de la familia en el espacio también desvela muchos detalles sobre la relación del niño con las personas. Por ejemplo, si dibuja a alguien separado del grupo, es probable que esté viviendo algún conflicto con esa persona. Quizá le tiene miedo, siente que esa persona es distante emocionalmente o experimenta celos. En sentido general, la distancia entre las figuras y el niño brinda una idea sobre la solidez del vínculo afectivo, por lo que las figuras más importantes y queridas estarán más cerca de él. Si pinta a los miembros de la familia dispersos por toda la hoja, es probable que esto sea un síntoma de una carencia afectiva y de problemas de comunicación.

Rasgos de las figuras

Los detalles de las figuras brindan una información muy valiosa. La boca, en especial, es un signo del estado emocional con el que el niño ha reflejado a los personajes. Dibujar los dientes, sobre todo si son grandes o afilados, puede indicar agresividad o rechazo hacia esa persona. Dibujar ojos excesivamente grandes puede denotar recelo y desconfianza. Las manos también son muy importantes: los brazos largos indican la necesidad de comunicar y la afectividad, mientras que unos brazos cortos pueden representar dificultades para comunicarse, inseguridad y retraimiento. Cuando las figuras sin manos, pueden denotar miedo a la agresión física, lo cual es común en las figuras de los padres. Si es el niño quien se dibuja sin manos, puede expresar una sensación de culpabilidad.

Elementos ajenos a la familia

Aunque se le pida al niño que dibuje a su familia, a veces los pequeños incluyen otros elementos, como animales u objetos, los cuales también tienen un significado. Por ejemplo, si en el dibujo cada persona aparece realizando una actividad por su cuenta, puede denotar dificultades en la comunicación familiar. Si el pequeño dibuja animales domésticos entre sí y los otros miembros de la familia, puede indicar una necesidad afectiva que no está siendo satisfecha. Por otra parte, los elementos meteorológicos también aportan información relevante. El sol, por ejemplo, es símbolo de alegría, sociabilidad y felicidad, mientras que las nubes, la lluvia y las tormentas pueden indicar preocupaciones y miedos a nivel inconsciente.
En cualquier tipo de familia es importante la observación del comportamiento y formas de expresión de los más pequeños, pues es en los detalles donde podemos advertir los problemas que pueden transformarse a largo plazo en graves traumas. Recuerda que si ves manifestaciones que llamen tu atención lo mejor es llevar a tu hijo/a a un especialista que te ayude a identificar con mayor precisión lo que está ocurriendo en el seno familiar.
En mi FamiliaD2 intentaré mantener presentes estas recomendaciones …porque no hace falta que seamos tres para estar bien.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s